viernes, agosto 10, 2018

A mis amigos Epílogo


Europa es para mí, una experiencia resultante de mi estadía en Latinoamérica, de mi viaje, por eso es que Clovis me espera en Basilea para llevarme a Berna, para organizarme mis presentaciones,

Por eso Xavi nos espera al pie de una montaña Suiza lleno de chocolates para la familia, para volver a caminar

Por eso Marianne ríe y cocina invita un montón de amigos  y repite como a lo largo de su vida "Puede ser" 



Por eso es que Naara y Robi me esperan en Ginebra y me pasean, me llevan a nadar, por eso es que Filippo me espera en Bologna para llevarme a Milan y Venecia,


por eso Elio me busca en el Valle del Natisone para llevarme a Udine a encontrarme con Janette y los chicos. Por eso es que Fiore y Carla me esperan en Chieti o Pescara para llevarme a Guardiagrele, para finalmente encontrar juntos una historia de mas de 120 años.
 


Si no tenemos nada nuevo vivido entre nosotros en un momento nos cansaremos de recordar, me dice Fiore. Newton escribió hace cientos de años su tercera ley, Acción y Reacción. Mis acciones de lado del océano, están teniendo consecuencias más de 20 años después. Todo mi presente es consecuencia de una pasado en este caso por Bolivia, por Brasil y por El Salvador.  Me encanta esta ley, finalmente el viaje en el tiempo existe, son nuestras acciones, todo lo que hagas repercutirá en el tiempo y nadie puede imaginar las distancias. Ayer a la noche pudiste estar viendo una estrella que ya no existía. Es una maravilla este universo.  Mis amigos de otras tierras son mis amigos de este planeta, con ellos he estado como yo estoy, fuera del protocolo del invitado, he sido como estaba siendo y eso implica que he sido de muchas maneras, incluso las menos felices. Ellos me han influenciado y yo los he influenciado. Las acciones de mis amigos me conforman. Por eso me esperan y por eso me voy.




martes, agosto 07, 2018

Noticias de Italia XLIV


Acabo de dejar de ver los Olivos. Pronto voy a cruzar el océano. Extrañaré cosas pero me encontraré con mis amores.  Lo que dejo atrás aquí no lo sé. Ahora es presente. Mientras me estoy yendo estoy tratando de reconstruir el sueño que me contó Carla. En su sueño yo estaba en el cuarto que fue mi cuarto este mes y medio, el cuarto está en su casa, la de Guardiagrele, la del paisaje de la Maiella. Dónde me picó la araña. Estoy armando mi bolsón rojo, porque me voy. Como ella se acerca yo le digo, cuando me vaya andate al mar. Ella me dice que no puede, que ahora no puede y yo le respondo, sí podes, andate al mar, a lo profundo. Ahí ella entiende algo, asiente. Ahora sí entendés, le digo y me giro contento. Estoy terminando de meter mis cosas que me llevaran según ellas nuevamente a otro lado, nuevamente a otra gente, nuevamente a otras emociones. Ella piensa eso mientras mira el bolso rojo y ve que Bobi se asoma desde el bolso, está como dormido, cómo cuando empieza el espectáculo El titiritero de Banfield,  pero a la vez está relojeando todo, ella lo mira y Bobi la mira y ahí sucede lo increíble, como en las películas, el ojo de Bobi brilla. 
Ahora es presente, de nuevo, abro el correo y esta una carta suya muy emocionante y esta foto.





lunes, agosto 06, 2018

Noticias de Italia XLIII

Me arruinaste el espectáculo, grita el gordo, ésto no es ético. Es de noche, estamos en Montone. un paese pequeñito en la provincia de Teramo. Es el festival "Entre el Sol y la Luna". El paese tiene 17 habitantes fijos pero hoy hay 1000 personas dando vueltas y viendo el festival, que sucede en todas las calles y recovecos, a pocos metros de distancia y con una infraestructura envidiable. Es estar en un cuento. A mí me ha tocado, según yo, el mejor lugar. Estoy en una plazuela, rodeada de casas de dos pisos antiguas.  Hay instalaciones alrededor, y a una cuadra en la explanada de la iglesia hay sobre el piso, 250 sábanas dobladas donde se proyectan sin interrupción un mar. Es un mar que baja de la iglesia. Yo estoy a una espalda de la plaza. Es mi última presentación en Italia.  Hay problemas con la programación porque muchas cosas empiezan al mismo tiempo. Y ya sabemos que las cosas se sobreponen y nadie de la organización aparece para decir ahora empiecen ustedes, es algo caótico, algo como el público que se sienta en sillas y otros pasan, igual que pasan los perros. En el medio de mi espectáculo, un tipo grita, saquen este perro, dónde esta la organización.  Yo estoy debajo de un cielo limpio, hacer presentaciones al aire libre es algo que no había experimentado nunca. Pero aquí estoy. No me gusta, pero lo estoy haciendo. La plaza estalla cuando Caca grita Dios. No sé porque se baja el volumen del micrófono, debe estar fallando. No importa, sigo. Por más que ahora escuchó el ruido del mar, de la instalación de 100 metros que me está rompiendo las bolas.  Los niños quieren hablarle a la bruja. Cuando termino la escena y voy a dejar a Caca en el piso, un perro se me viene encima para agarrarla. Yo no lo puedo creer, el perro es chiquito, yo no sé si estuvo viéndola y decidió llevársela. Caca está en el piso y justo cuando el perro abre la boca para llevársela, le meto una trompada en el hocico, el perro recula. En la plaza debe haber mas de 300 personas. Yo no sé si estoy hablando bien el italiano, es la vez que estoy más perdido, pero las cosas funcionan. GLI ALTRI; GLI ALTRI, pienso, ésta vez debo decirlo bien. Bueno, estoy todo transpirado y he terminado. Están aplaudiendo. Le pido a Carla que me encienda las luces del público. No están todos los que estaban pero hay muchos. Fiore está contento. Al lado cerca de Carla, está el gordo. Yo lo vi de reojo, y pensé, mirá vos el gordo vino a verme. Al gordo la conocí en la charla que dimos a las tarde. Hubo un encuentro con artistas y el gordo se sentó a mi lado aunque reconoció que no era un maestro, porque él era solo un profesor universitario que ésta vez venía a presentar su espectáculo su obra de Ovidio. Pantomima que no era pantomima. Hablaba sin parar, me llamó la atención que se presentó a sí mismo como un hombre viejo, sordo y que habla en voz baja.  Todo el mundo que me conoce un poco, sabe que yo no guardo ni un poco de estima con los estudios artísticos universitarios. Para mí todos y cada uno de ellos son lugares donde enseñan los que no hacen. O enseñan los que han dejado de hacer, lo que equivale a lo mismo. Me parece mucho más un lugar de pedantería. Una perdida de tiempo. Estudiar en una universidad artística me equivale a recordar la formación de todos los equipos de futbol y sus posiciones en los torneos. Sirve para hablar un rato. Ambos son estadistas. El gordo me ha dejado que responda una pregunta y ahí se larga a presentar su trabajo, está muy bien lo que dice, yo lo miro diciendo mira este tipo como sabe, como se acuerda cosas. Lo mismo siento cuando me habla Osvaldo Fani. Me pongo en la cancha, señalo un tipo de Chacarita y le pregunto de dónde salió el 4, y ahí Osvaldo me cuenta toda la trayectoria.  El gordo dice que su trabajo es más simple que el mío, pero se toma 15 minutos para explicarlo y su argumento va desde Dalí, Ovidio, Gurdieff, el Odin Teatro, Grotowski así hasta decir 11 jugadores y el técnico. En un momento, vienen otros a hablar y yo me levanto de la silla y me voy, el único que se queda hablando es el gordo, diciendo que quien ha venido es un maestro y explica lo que es un maestro. Hay uno de los coordinadores de la charla que me mira para que yo haga un gesto, de yo también no lo aguanto, pero yo he aprendido viajando que un extranjero si no quiere terminar preso, no hace gestos cuando la pelea arriba. El viajero mira y se va. ¿Dónde estaba? Ah, sí, terminé el espectáculo. 
Le digo a Fiore que me voy a cambiar y el se queda cuidando el espectáculo y soportando a un tipo que le grita. Yo me cambio y vuelvo, es el gordo que está enloquecido  diciendo que el micrófono estaba muy alto. Carla, está con la cara desencajada, el gordo la ha insultado durante el espectáculo varias veces, por eso bajó el micrófono en la bruja. Después me voy a enterar que el gordo se paró al lado de ella y los técnicos a gritarles desaforado que baje el volumen del micrófono. Los técnicos lo miraron y le dijeron que más no se podía bajar que generalmente un micrófono sirve para amplificar la voz, no para bajarla.  Yo estoy cansado y transpirado, ahora voy a volver a mi casa y encontrar a mis hijas, eso es lo único que me importa en este momento de mi vida, por eso cuando el gordo se me para enloquecido y me grita, me arruinaste el espectáculo, yo lo miro tranquilo pensando en mis hijas y le digo grazzie. Como el gordo entiende menos mi reacción se va, vuelve y me grita, eso no es ético. Ahí me acuerdo que cuando estaba por empezar la charla yo estaba leyendo una critica sobre Spinoza y sobre su ética. Ahí empiezo a pensar que en realidad que la única ética que me interesa comprender es la de Spinoza, la del gordo no. Giro a abrazar a Carla que ha empezado a llorar, y que trató de sostener mi espectáculo haciendo las luces mientras el profesor universitario tenía un ataque de histeria. Abrazo a mis amigos.  Fiore me mira y me dice, vos no entendiste que el gordo te gritaba que le habías arruinado el espectáculo, le dijiste gracias.  Yo le digo que lo entendí perfectamente y no me interesó en lo más mínimo lo que al gordo le pasaba. ¿La ética del gordo es ponerse a gritar en el medio de otro espectáculo? Fiore no puede reírse porque ve que Carla llora y quiere ir a cagar a trompadas al gordo. El se ha enterado de todo esto al mismo momento que yo, porque estaba del otro lado. Yo trato de abrazarlo de calmarlo. El teatro no importa, el teatro es otro trabajo, nada más. ¿Cuál es el propósito final del hombre libre para Spinoza? ¿Por qué se relaciona  con los otros el hombres, el hombre que arriba a la libertad? Spinoza en esto es tan claro, que hasta yo lo entiendo. El hombre se relaciona con los otros por amistad. 
Abrazo a mis amigos. Ellos me han recibido, me han acompañado, me han organizado presentaciones y me han llevado de la mano para que yo encuentre a Settimio, el zapatero, para que encuentre a Raffaele, mi chozno. Esto es la amistad. La vida dos veces.





viernes, agosto 03, 2018

Noticias de Italia XLII

Me gustó muchísimo el mural de Maradona. Verlo de cerca fue impresionante. No se si llega a percibir pero  es la pared lateral de un edificio que tal vez tenga unos 9 pisos. Es decir, es impresionante estar delante de él. Tiene pintados hasta los  cabellos, de a uno. Quién lo habrá hecho pensé, guardé en la memoria el nombre, pero me pareció un nombre extranjero. ¿Jorit? Me gustó mucho la elección que hizo, porque el que retrató es el Maradona de la selección del 2010. Me pareció arriesgado, no lo muestra jugando al futbol, lo muestra tal cual es, y la leyenda de abajo me gusta más. 

Porque si me pongo a pensar los Dioses Griegos, los Romanos, son muy parecidos a Maradona, son injustos, son orgullosos, competitivos, son sublimes, y muchas veces se equivocan. Si algo tenía de bueno, el politeísmo era que todo no se concentraba en una sola persona infalible, las religiones o creencias con muchos Dioses me caen más simpáticas por eso que comenté. Caminando por Napoli entré a tomar un café al lugar donde se exhibe un pelo de Maradona. Tomé un café del Nonno que es algo así como un helado de café. Y entonces volví a ver un retrato de él mismo tipo que hizo a Maradona. Si mirás bien me llamó la atención esa especie de franja roja que le atraviesa la cara, le da un aire mohicano,o mahorí. Carla le preguntó al tipo que sirvió el café y el dijo que era la firma de Jorit. Lo dijo rápido, así firma Jorit.  Jorit es un artista callejero Napolitano hijo de italiano y holandesa le apodan como AGOch se mueve por el mundo haciendo este tipo de murales. Estaba haciendo este mural de Ahed Tamini cuando la policía Israeli lo metió preso.



Para los que se olvidaron Ahed Tamini le pegó un par de cachetazos a dos robocop Israelies y terminó presa 6 meses. Salío hace un par de días de la cárcel. El mural nunca fue terminado.  Él mural que si pudo terminar Jorit AGOch es éste.


Me enteré en Italia

A ver si me entendés, me dice Amos, yo no me vine a Italia porque tenía hambre yo me escape porque en mi país hay una guerra.
Yo lo miro y en realidad no le creo. ¿Cómo que hay un guerra en Nigeria? Yo no he leído nada en ningún lado.
Seguimos caminando y entonces me dice un nombre que nunca escuché en toda mi vida. Boko Haram. Los islamistas nigerianos. No sabés nada, me dice. Y no, yo no sé nada.
Entonces me vengo a sentar en la computadora y busco pero no es fácil encontrar que en Nigeria, el país mas poblado de Africa, que tiene 170 millones de habitantes, ya 2 millones han dejado el país por la guerra. Yo pienso que es lógico que todos sepamos lo que comunican los que tienen fuerza. Si partimos de la base que siempre habrá algunos con muy poca fuerza es inevitable imaginar que nunca podremos saberlo todo.  África sigue siendo un continente de injusticia desmedida. No busquen mucho porque atrás de cualquier injusticia tiene unas acciones la CIA. Para hacer una comparación en el 2015 el mundo blanco se interiorizó de los atentados a Charlie Hebdo que dejó 12 muertos, exactamente 11 meses antes en Nigeria Boko Haram quemó vivos a 59 estudiantes por no ser islamistas. Es decir llegó a una escuela, los encerró mató a algunos a cuchilladas y finalmente los quemó vivos. ¿Vos te enteraste?
A ver si me entendés, me dice Amos, yo no vine  a Italia porque tenía hambre yo me escape de mi país porque hay una guerra.

Ahora entiendo mejor porque están en Banfield vendiendo anteojos. Por qué están en toda América Latina. Amos pagó 7000 dólares para que lo crucen a Italia, cuánto habrán pagado para llegar a Argentina. No hablemos de esto es posible que descubramos otra mafia.