lunes, junio 18, 2007

EL PREMIO


Acaba de terminar el festival de Canela, el primer festival de títeres que fui cuando todavía México me quedaba lejísimo, cuando todavía podía no cumplir con mi sueño. Nueve años atrás yo estaba por aquí nervioso y encantado. En estas calles encontré por primera vez a Efigenia. Muchas emociones. Recuerdo por ejemplo una charla con mi padre en el Gran Hotel Canela al lado de un hogar que nos separaba el frio. El había venido a verme desde Banfield, a acompañarme.
Estos cuatro días aquí fue para reencontrarme con esa gente que por primera vez me reconoció y confió en mi trabajo, y fue para devolverle a esta ciudad la posibilidad de haber conocido a Efigenia. En la presentación de la película, el sábado, hubo media docena de mujeres que lloraron mientras Efigenia llena de lagrimas buscaba mi abrazo. Algo asi había pasado 9 años atras pero por otras razones. Y a la inversa. Ella me explico quien yo era. Ahora ella me dice que yo le explique quien era ella.
Será que mi vida estará signada por ese dibujo de Nazca que puse en la tapa de mi libro?
Minutos antes de empezar mi espectáculo, entregaron el premio al mejor espectáculo del festival según la opinión del público. El lugar era el escenario donde yo trabajaría. Cuando dijeron titiritero de Banfield, conocí una emoción nueva, algo en mí me puso la piel de gallina, Nelson me abrazó mientras decía que yo lo merecía. Después escuché los gritos, la gente aplaudiendo, y algunos "SERGIO!!!!!!" VIVA!!! o cosas así agarré el premio y salí al escenario. Después es hoy. Y estoy FELiZ. Recontracontento.

2 comentarios:

Rosana Gutiérrez dijo...

¡Felicidades, Sergio! Comparto tu emoción y te mando un gran abrazo.

Durreimon dijo...

En nombre de los DeGroot, de Alvar Hanso y de todos aquí en la Iniciativa Dharma, felicidades.

Namaste y buena suerte.